Documento sin título
inicio contacto afiliate
mayoria sindical preguntas frecuentes tu problema

Documento sin título

noticias

opinión

 

Documento sin título banner

 


El empleo es una de las mejores garantas contra la violencia que sufren las mujeres
25 de noviembre, Da Internacional para la eliminacin de la violencia contra las mujeres
El empleo es una de las mejores garantas contra la violencia que sufren las mujeres

UGT, con motivo del Da Internacional para la eliminacin de la violencia contra las mujeres, reclama ms recursos para luchar contra esta lacra, denuncia los recortes presupuestarios en esta materia y exige un mayor compromiso para avanzar en la adaptacin real de las medidas de fomento de empleo y formacin a las mujeres vctimas de violencia de gnero, cuyas caractersticas y necesidades son especficas y especiales.

Asimismo, solicita una proteccin social adecuada. El sindicato, que promueve una campaa a travs de las redes sociales en la que expresa el rechazo a la violencia contra las mujeres #UGTdiceNO, anima a participar en los distintos actos convocados en toda Espaa para maana, 25 de noviembre. UGT dice no a la violencia de gnero y hace un llamamiento a toda la sociedad sobre la insoportable extensin de la violencia; la que sufren las mujeres a manos de sus parejas o exparejas, el acoso sexual en el trabajo, la intimidacin en la calle, el acoso en internet, la violencia de control en las jvenes, y en especial las terribles consecuencias que estos ataques acarrean en la salud, la integridad, la dignidad y la vida laboral de las mujeres. Segn la Organizacin Mundial de la Salud, la violencia contra las mujeres -especialmente la ejercida por su pareja y la violencia sexual- constituye un grave problema de salud pblica y una violacin de los derechos humanos. Las cifras recientes de la prevalencia mundial indican que el 35% de las mujeres del mundo han sufrido violencia de pareja o violencia sexual por terceros en algn momento de su vida. En nuestro pas, convivimos con el resultado ms atroz e inadmisible de la violencia de gnero: los asesinatos de las mujeres que, en este ao, ya asciende a 48 vctimas. Al respecto hay que sealar que los recortes presupuestarios en esta materia, hacen que en la actualidad las medidas existentes resulten insuficientes y carecen de la eficacia esperada y deseable para lograr los objetivos previstos para los que se cre la norma. Ante esta situacin es evidente que es necesario aumentar los recursos humanos y econmicos que los distintos profesionales y mbitos implicados -sociales, jurdicos, sanitarios, policiales, reclaman sistemticamente, al tiempo que consideramos el empleo como una de las mejores garantas contra la violencia que sufren las mujeres. De las 54 vctimas mortales por violencia de gnero en 2014, solo el 29,62 % de ellas estaban trabajando y el 12,96 % eran pensionistas. Del total de la contratacin registrada por los Servicios Pblicos de Empleo en el mismo ao, solamente el 0,004 % de los contratos correspondieron a mujeres vctimas de violencia de gnero, lo que viene a constatar la escasa repercusin que los acuerdos de contratacin suscritos por el Gobierno con las empresas. Es necesario avanzar en la adaptacin real de las medidas de fomento de empleo y formacin a las mujeres vctimas de violencia de gnero cuyas caractersticas y necesidades son especficas y especiales, y en la eliminacin de las limitaciones de las medidas de proteccin social en relacin tanto a la cobertura de dicha proteccin como a la duracin de la misma. Asimismo, resultara aconsejable revisar las limitaciones en el ejercicio de determinados derechos derivados del condicionamiento de los mismos a los intereses de la empresa o a la falta de concrecin legal, como el derecho a la reordenacin del tiempo de trabajo y a la reduccin de jornada de las trabajadoras vctimas de violencia de gnero. Consideramos necesaria la mejora de la proteccin social de las vctimas de violencia de gnero con reduccin de jornada en relacin con el acceso a la proteccin de desempleo. Por otra parte, entendemos que comportamientos como el de acoso sexual y acoso por razn de sexo en el mbito laboral, no solo viola el derecho a la dignidad, a la libertad y a la igualdad de las mujeres, sino tambin el derecho a su salud. Estimamos necesario abordar su tratamiento en la normativa sobre prevencin de riesgos laborales, al mismo tiempo que tanto el acoso sexual como el acoso por razn de sexo deberan tener el mismo tratamiento como delito en el Cdigo Penal. Hay que recordar que la Confederacin Sindical Internacional (CSI) ha reclamado ante el Consejo de Administracin de la Organizacin Internacional del Trabajo (OIT), una norma especfica que permita combatir la violencia de gnero en el lugar de trabajo. Con el fin de denunciar y exigir el cese de la violencia contra las mujeres, maana da 25 se celebrarn numerosos actos en la mayora de las provincias espaolas promovidos por UGT, junto a otras organizaciones y asociaciones, en su mayora concentraciones y manifestaciones, pero tambin jornadas, marchas en bici y carreras populares, que finalizarn la mayora de ellos con la lectura del manifiesto conjunto de UGT y CCOO. Este ao, adems, UGT lanza una campaa a travs de las redes sociales con una imagen acompaada del mensaje UGT dice NO a la violencia de gnero. Para la que utilizaremos el Hastag #UGTdiceNO, con el fin de sensibilizar al mayor nmero de personas, para que cese la violencia contra la mitad de la poblacin por el hecho de ser mujeres.

volver Volver
imprimir Imprimir

 
De interés

Documento sin título

Documento sin título
 
  logo UGT Endesa Copyright © 2010 UGT-ENDESA. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal  |  UGT.es  |